domingo, 4 de agosto de 2013

Kübler-Ross.


A penas me llamaron para contarme el accidente entré en negación, Llamaba a más personas y a más personas. Al que me dijera que sí era verdad, le trancaba. Y así iba llamando y llamando contando con que alguno me diria lo que yo queria oir.

No pasó.

Hoy me escribió su hermana, desde su teléfono. Tiene una foto de él en el perfil de WA. En mi agenda guardado como "Mick". Yo sabia que no era él. Coño, ¡pero cuánto quise que así fuera!

Me niego a cambiarle el nombre a la agenda. Así como hay días en los que me niego a creer que, su madre, no hicimos todo lo que dijimos que juntos hariamos.

¿Cuándo se termina de pasar la página?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario