miércoles, 26 de junio de 2013

Once. Día once.

    



     Una noche estaba tomando con los muchachos en mi casa, tocan el intercomunicador y el vigilante me hace ir a PB para abrirle a Miguel, que llegó tarde. Con la lengua ya medio dormida y hablando torcido le dije al señor que a él lo dejaran entrar siempre sin yo tener que bajar, que era mi brother, mi pana.

    Par de veces luego bajé a abrirles porque me llamaba La Cuchura, o Chey cuando iban llegando, y el mismo vigilante me pedia disculpas, diciendo que él les iba a abrir porque sabia que Mickey era mi hermano

   ¿Será que cuando toque mi hora, tú harás lo mismo por mí con San Pedro?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario