martes, 27 de noviembre de 2012

Entre alas y piernas.



Rayé el carro un jueves en la mañana, por estar manejando arrecha. Arrecha porque me dejó Ramón.
Me dejó por Facebook, me enteré porque cambio su status a soltero. Menos mal que es jueves, yo me desquito en Leclub.
Me llama mi hermana diciéndome que en la noche me trae un pavo. “Ya no hay porque buscar a uno en  Leclub”, pensé yo.
Sin macho, sino con un pájaro, fue que Beatriz llegó. “¡¿Cuál Acción de Gracias, Beatriz Carolina?! ¡Con esto agradecido ni Dios!”


Tal cual llegaste, ¿te vas?



¿Viste alguna vez My Sister’s Keeper? Bueno, tú llegaste a nuestra familia tal cual Abigail Breslin lo hace a la suya: Por un motivo bien establecido y con una función específica. A ti no hubo que hacerte múltiples operaciones para  llenar de esperanza de vida a alguien más, porque viéndote crecer, llenándote de hojitas y colores bastaba para sacarle una sonrisa a mi hermana.
         No digamos que fuiste comprada para llenar un vacio, querida Cala. Digamos que fuiste comprada para que te cuidaran como a una hija. Como a la Amanda que no ha llegado, como al Juan Pablo que nos dejó.
         Con detallitos simples como una hoja más verde, o una nueva florecita asomándose, fuiste llenando de alegrías a los habitantes del piso 4, es que incluso los vecinos se sintieron tus padrinos, aconsejando a tu mami y a tu papi sobre cuánta agua necesitabas.
         ¡Cuánta responsabilidad trajiste, Cala! ¡Con cuánto cariño se te ha tratado!

         Eres en parte responsable de la tranquilidad y esperanza que se respiran hoy en el 4B, ¿será que ya te sientes realizada y por eso quieres partir?
 

viernes, 31 de agosto de 2012

Proyecto 642, ¿qué puede pasar en un segundo?


"En un segundo me enamoré de ti, de tu sonrisa. En un segundo parpadeé, y al abrir los ojos me di cuenta de que contigo quería estar.
En un segundo se me pasó por la mente lo dramático que podía ser estar juntos. Tú allá, yo acá.
En un segundo revivo todo lo lindo que hemos compartido. Todos los segundos disfrutados, cada segundo que te he extrañado.
Para esto alcanza tan solo un segundo, como cuando la gente recuerda toda su vida justo antes de morir. Tal cual, en un segundo pienso lo bueno y lo malo vivido.
En un segundo todo recuerdo, y en el siguiente todo se va."






(¿Saben qué es arrecho? Que Wall-E sabe que sólo escribo cuando estoy triste y que ya supo que hoy escribí. Qué arrecha esta tristeza con culpa, sin culpa de nadie. Gracias a MdlA por darme una razón para drenar)