viernes, 9 de julio de 2010

De dolores y aceptación.

Lo que hace un año nos parecía imposible, hoy nos parece hasta lógico.
Lo que hace seis meses nos molestaba, hoy nos duele en el alma.
Por lo que hace un año defendiamos con un uñas y negabamos a muerte, es por lo que hoy bajamos la cabeza.
Si nosotros somos capaz de aceptar en lo que se falló, ¿por qué razón se sigue juzgando sin bases? Peor aún, basandose en euros.
Que se hable lo que se tenga que hablar, se entiende de alguna manera que los periodistas necesitan comer. Pero eso sí, no los justifico.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario