viernes, 11 de julio de 2014

Después de 6 años, ya es legal.

    Cuando cumplí 15 pedí ir a la Convención Internacional del Décimo Aniversario de Soñar Despierto. A mis papás les pareció cuchi que en lugar de querer irme de crucero a volverme loca por el Caribe, o a tomar Absinth por Europa, quisiera ir a formarme mejor para seguir haciendo social work y apostolado.

    Lo que mis padres no imaginaron era la rolitranco e voladora que yo agarraria esa semana. Me enviaron con un ventiañero de responsable, que pedia de a cuatro tragos en el bar del hotel. Dos para él y dos para mí, uno para cada mano, que debian ser tomados a la par. Y como era en Cancún, cada ronda de tragos era celebrada con shots de tequila. Siempre digo que si llego a morir por problemas en el higado, es por culpa de Jesús Ignacio Villalba Guedez y esos cinco días.

    Pero como al Cesar lo que es del Cesar, Chey y SD también me llevaron a conocer a quienes hoy siguen siendo mi grupo de amigos, mis hermanos, con quienes he compartido todo. Momentos buenos, tristes, malos, alegres, miedos, logros. Y cada momento acompañado de tragos, sólo que sin caer en las condiciones etílicas de ese agosto fatídico de 2.008.

    En 18 días cumplo 21 años, no me parecia nada especial hasta que Tamayo me hizo ver que al fin era legal mi consumo de alcohol en todo el mundo. Raro celebrar algo que hago desde el 2.008, pero se le suma al hecho que vuelvo a Miami en agosto y SÍ podré hacer todo sin fake ID.

    Digamos que entre el 29 de Julio de 2.013 y este, me han pasado muchísimas cosas positivas, no me puedo quejar. Terminé por tachar varios ítems de mi to-do-list de este año y hasta de anteriores, y me llegaron muchos de los regalos del wish-list de mi cumple pasado. Terminando pues por celebrar mi cumpleaños 21 en Los Roques con mi Tamayo y algunos amigos. Podria decir que no tengo nada más qué pedir, pero ¿a quién engaño? siempre podria tener más.

    Acá va el Wish List de este año, una opción por cada año de vida:

  1. Estas sandalias, técnicamente ya las tengo, sólo espero que de verdad lleguen para mi cumple.
  2. La Fiesta de la Vendimia de Bodegas Pomar, la Ruta de la Uva, o la Ruta Verde del 25/07. 
  3. Maratón de Breaking Bad- Orange is the New Black con Tamayo.
  4. Un giftcard infinito para charms de Thomas Sabo. 
  5. Fin de semana en el Hotel Antigua Misión.
  6. Par de días aquí.
  7. Häagen Dazs de Macadamia Nut Brittle en Venezuela :(
  8. Unas avarca sandals camel y unas navy. 
  9. Vuelo en parapente.
  10. Más cactus.
  11. Un Betta Splendens macho.
  12. Flip-Cup cumpleañero
  13. Reencuentro con el D1890.
  14. Shower Gel Nivea de Lemon and Oil, infinito.
  15. Antes de mi próximo cumpleaños, ir a un concierto de The Cat Empire.
  16. Desde que Tamayo y yo vimos unos lentes PaloWood y decidimos que se los comprara, secretamente yo quiero unos. Pero para hacer la cosa no-tan-envidiosa: Un Kappa Beige o un Beta Beige de WeWOOD. El cuentito de plantar un arbol por cada compra me encanta.
  17. Insisto con el tatuaje.
  18. Rafting en Barinas.
  19. Aunque sé que no la usaré mucho, es un capricho de hace años: Una parka militar.
  20. Facil: Una noche de celebración con el mejor novio del mundo, y mis amigos.






lunes, 2 de junio de 2014

Taso-plenitud.

    Si a finales de enero reviví, no fue para simplemente vivir. Fue para disfrutar cada una de esas cinco letras, y más allá. Reviví para ser. ¿Y qué mejor ser que feliz?

    Hoy, 128 días después, me confieso así. Feliz, plena y tranquila.

    Sí es verdad que sigo odiando Miami, pero me encuentro aceptándola y me obligo a volver sanamente. Sí es cierto que siempre me gustó el pelo rizado en los hombres, pero también que mi primer amor fue Zidane. Sigo afirmando que lo mejor en un caballero es la buena ortografia, pero la adquisición de su lecto-escritura fue en inglés, y por eso le perdono las faltas en su redacción. No he cambiado mis chistes obscenos, ni la forma de vestir, él complementa mis comentarios y me mira las nalgas a través de mis hot pants. Me mantengo firme en mi poco cariño a la filosofía y a la economia, pero también sonrio con orgullo al decir que estudió ambas carreras.

   Sigo siendo la misma. Pero feliz. Hice las paces con mis disgustos, y hasta gustos, para estar tranquila y disfrutar de absolutamente todo lo que me rodea.


   ... Y no saben lo rico que se siente esa paz. 

viernes, 24 de enero de 2014

Siebentausendzweihundertsiebenundzwanzig, km.

No estaba muertaEstaba dormida.




Y así, me despertó.
Me revivió. 

jueves, 29 de agosto de 2013

Setenta y cinco. Día setenta y cinco.

                                                      ¿Será que en el cielo hay skype?


Es que hasta en la distancia, y a través de una pantalla, tu sonrisa encantaba.


Qué falta me haces, Miguel Enrique. 

viernes, 16 de agosto de 2013

15 de Julio- 15 de Agosto.

Se corrió la voz. Vi a Ricky. Volví al Central. Tome Tepuy. Mentí. Voldemort volvió. Lo mandé al carajo. Me confesé. Comulgué. Extrañé a la RDS. Dejé de ser una teenager. Vi como terminaria el mes. Tuve miedo. Me di cuenta que sí hay de qué. Girasol. Lentes nuevos. Cosquillas. Me senté a hablar con mi papá. JMJ Rio. Los extrañé. Lloré. Gerbera. Mariposa en origami. Rafa finalmente en Barqui. Me atracaron. Despedidas. Dreka. Peligrosa. Hasta en la sopa. Foso de nuevo. Cisne en origami. Zarcillos. Quedó. Se fue. Lo extrañé. De vuelta a skype. Bodas de papel. Se lo conté a Bea. Aún me cuestiono si debí. Cociné. Fracasé. Sofá. Cerré las piernas. Viví. Quise más. Lo cuestioné. Quise decir tantas cosas. Me las callé. Me volví a asustar. Y, de nuevo, sí que hay de qué. La vi. La odié. Y sí, la pegué. Supe como terminaria el mes.

Qué stress.

martes, 13 de agosto de 2013

Juro que sí trabajo.



Mi perfil laboral era "laquetrabajadondeestoyhaciendoelcurso", y ahora resulta que soy "lachamasimpatiquísimaquevimosen tantraelsábado". Me di cuenta cuando dejé de ser "flacaporfabájaleunpeloalaire" y me convertí en "bellanosvemosestefinsegurísimo".

Ay, mi vida laboral, chico.

jueves, 8 de agosto de 2013

¿Y qué pasó con #simegustayqué?

Más de tres años después, pasó.
#simegustayqué y yo nos besamos.
Seis de marzo de 2013. 
Yo vestida de verde y él de azul.
Un beso completo, con todos los ingredientes.
EL 
BESO
MÁS
FORZADO
DE
MI
VIDA.

Es contigo, Hellmuth Luis. Menos mal que quedamos como panas, porque sino qué horrible. 


Nota: No quiero desacreditar al niño. Bastante he oido ya lo bueno que es haciendo muchas cosas. Es sólo que, mira tú, pues no tenemos química después de todo.